IKEA, la publicidad que apetece llevarse a casa

  23 de abril, 2014      Irene Ferradas    0

Vale, el juego de palabras del titular no rebosa ingenio. Pero encaja más que decir que la publicidad de IKEA se hace tu amiga, que te irías con ella de cañas. ¿No te pasa, que te cae bien, que sientes que verdaderamente tiene personalidad propia, carisma? ¿Y por qué nos pasa?

IKEA no sólo sabe llegar al público de un modo cercano y divertido, sino que además ha logrado un profundo respeto entre los expertos en marketing y publicidad (aunque sus últimas piezas, más facilonas, hayan desatado críticas como ésta).

Es decir: en general, goza de engagement por todas partes. Le somos fieles. Y este ‘ejército de fans’ (en relación al siguiente spot que te hemos traido de ejemplo) no sólo existe porque nos gusten sus precios. Tampoco porque en sus macro tiendas pueda comerse rico, raro y barato.

La clave está en que, por un lado, a IKEA se le da rematadamente bien la publicidad tradicional. Nos ha encantado la apreciación de Laura Benítez en este post, en el que afirma que ‘’si algo tienen en común todos y cada uno de los spots de esta marca de muebles sueca es que siempre son cool y happing hasta decir det räcker (basta en sueco)’’.

En el caso de España, la propia crisis ha sido su fuente de inspiración para crear anuncios en los que invitarnos a recuperar el optimismo:

Y, por otra parte, a nadie le queda ya duda de que sabe jugar, innovando con originales propuestas de Street Marketing y acciones que se salen del anuncio.
ikea-in-citta-parada-de-autobus-el-street-marketing-de-ikea-en-el-blog-de-neurads-sobre-branded-content
ikea-en-el-tren-blog-de-neurads-sobre-branded-content
ikea-street-marketing-en-japon-blog-de-neurads-sobre-branded-content

La publicidad de IKEA no triunfa sólo por ser happy. Hay algo en casi todos sus spots que es remarcable, en nuestra opinión, y es la forma en que se esfuerzan por contar HISTORIAS. Historias capaces de retratar, además, a montones de tipos de familias, de parejas, de estilos de vida. Y esto ha sido clave para su consolidación en el mercado internacional.

Como si de una globalización funcional-decorativa se tratase, IKEA nos dice: da igual si eres hetero, gay, si vives en un caserón o en una caja de cerillas; si estás felizmente casado o te gusta vivir sola, si tienes doce hijos o ninguno, si eres tradicional o arrebatadoramente moderno: nuestros muebles te harán la vida más fácil, práctica, bonita.

La marca ha sabido incluso ironizar sobre una de las grandes críticas que a menudo recibe (vale, genial, pero el mueble tengo que montármelo solito), con ejemplos como la campaña en la que bromea sobre cómo hasta un bebé podría montar sus muebles, o aquella en la que recuerda que cuenta con un servicio de atención al cliente para ayudarte a entender dónde van las piezas de ese puzzle que promete ser un armario.

sera-dificil-de-creer-pero-hasta-un-bebe-pued-emontar-los-muebles-de-ikea-blog-de-neurads-sobre-branded-content
campana-ikea-atencion-al-cliente-en-el-blog-de-neurads-sobre-branded-conten

A modo de broche final, te dejamos con esta campaña que IKEA hizo en Suecia a través de Facebook, en la que regaló algunos de sus muebles a quienes se etiquetasen en sus fotos, y que acaba de ser reconocida como una de las cinco campañas de publi más premiadas de los últimos cinco años:

SHARE THIS POST