Ay, Johnny, Johnny…

  11 de mayo, 2017      María Tenor    2

No nos resulta raro leer semana a semana en los medios cómo un actor que hace unos meses estaba en lo más alto va entrando en decadencia poco a poco. Y cuando lo vemos es difícil no pensar “¡si es que siempre acaban así!”, y paradójicamente, no dejamos de vivirlo como el notición cinéfilo de la semana.

Esta vez el protagonista es Johnny Depp. En realidad, lo lleva siendo ya unos meses. Y eso que parecía que su protagonismo en la prensa rosa ya había acabado desde su divorcio con Amber Heard (recordemos que la actriz hizo públicos los malos tratos de su ex marido y a partir de ahí todo fue un torbellino mediático de divorcios, disputas, juicios y demandas monetarias). Ahora el actor vuelve a ser noticia por liarla en el rodaje de la última entrega de Los Piratas del Caribe.

Problemas de alcoholismo, impuntualidad y reacciones que se le van de las manos han protagonizado cada jornada de rodaje de Los Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, según informan fuentes de la productora. Entre sus gastos mensuales, aviones privados y mucho vino ocupan los primeros puestos. “Si quiero comprarme 15.000 algodones al día es mi problema”, alega el actor.

La productora ha tenido que hacer malabares con el calendario de rodaje debido a la actitud de Johnny Depp, y el equipo se acostumbró a esperar durante horas a que Jack Sparrow se presentara en el plató. El famoso pirata ya no hace demasiado esfuerzo por aprenderse el guión, así que han optado por dejarle rodar con un pinganillo para que alguien le vaya chivando su frase en todo momento. La presión que está viviendo con su ex mujer es una de las razones principales con que la productora justifica este comportamiento. Él, por su parte, se mantiene en silencio.

Johnny Depp es uno de esos actores problemáticos que el público no consigue enjuiciar. El mayor ejemplo es que la denuncia por malos tratos acabó creándole más enemigos a Amber Heard que a él. Su carisma frente a la cámara, su condición de icono del cine y la conexión que ha creado con el espectador hace que el comportamiento de Johnny Depp sea, después de todo, aceptado y, muchas veces, incluso justificado. Walt Disney Studios asegura públicamente que seguirá contando con él.

Así que su futuro es una incógnita. Por lo pronto, ya es el intérprete menos rentable de la industria, según la revista Forbes. ¿Seguirá el actor cuesta abajo y sin frenos? Y sobre todo, ¿seguirán contratándolo a pesar de todo?

SHARE THIS POST