Vota Mono: el uso de los animales en cine y publicidad

  14 de mayo, 2014      Irene Ferradas    0

Después de semanas con el hashtag #votamono convertido en trending topic, de millones de visionados a la web www.votamono.com, carteles empapelando las calles, miles de votos a este peculiar candidato a ministro de economía que prometía  ‘’no andarse por las ramas’’, y de una enorme curiosidad generalizada en torno a quién andaba detrás de todo esto, el lunes en El Intermedio el misterio fue desvelado.

Se trata de una campaña desarrollada por la agencia Btob para promocionar Mooverang, una app creada por OCU gracias a la cual manejar la economía personal resulta tan sencillo, aseguran, que hasta un mono podría ser ministro de economía con ella.

Sus propuestas electorales de solucionar la deuda con un simpa, o limitar la figura del banquero a la persona que fabrica asientos, nos cautivaron. Sin embargo, las críticas de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (Faada) y la Fundación MONA, quienes han reclamado a la agencia que retire la campaña, nos hace reflexionar en torno al uso de animales (no humanos) en publicidad y cine.

Faada y MONA aseguran que la protagonista de #votamono, una hembra de 23 años llamada ‘Tiby’, es ‘’propiedad’’ del circo francés Kino’s, donde habita en pequeñas jaulas y es frecuentemente ‘’alquilada’’ para rodajes en nuestro país, como este anuncio de 2011 de Campofrío:  ‘Astronautas’.

En un reciente artículo de La Información hemos podido leer unas declaraciones en las que Ian Redmond (coordinador de la Ape Alliance) cuenta que ‘’ver a estos animales en televisión, cine o publicidad provoca que al público se le haga difícil darse cuenta de que se trata de especies en peligro de extinción y que parezca que sea aceptable capturar ejemplares jóvenes de la naturaleza para ser utilizados en televisión o incluso mantenidos como animales domésticos.’’

Además, ‘’la sonrisa de estos animales no expresa alegría y bienestar, sino un estado de pánico, por lo que el protagonista de la campaña no es un animal feliz, sino aterrorizado.’’

En cine, los datos son desoladores. Según un artículo de ElDiario.es, el 99,98% de las películas que se ruedan obtienen el famoso sello de garantía que reza que ’ningún animal sufrió daños durante el rodaje’. ‘’Salvo los que murieron a golpes, ahogados o empalados’’, ironiza el propio titular, ya que los intereses económicos y comerciales de las producciones hacen pasar por alto numerosas torturas y muertes.

Conciencia-animal alerta del sacrificio de 48 cerditos durante el rodaje de ‘Babe, el cerdito valiente’, ‘’porque los engordaban tan rápidamente que muy pronto ya no quedaban en condiciones de satisfacer las exigencias de su papel.’’ Podríamos seguir con mil ejemplos:  la web ‘Does the dog die?’ responde a tus dudas de si el perro de tal o cual película murió realmente… y ya te avisamos de que puedes llevarte más de un sofocón al comprobarlo.

Por suerte, hay quien antepone la ética a la comodidad de ‘’alquilar’’ animales, y sabe aprovechar las nuevas tecnologías: la nueva peli de Aronofsky no ha utilizado ningún animal real (y retrata la historia de Noé, así que no tiene poco mérito…).

https://www.youtube.com/watch?v=73UxVER9-kY

Para saber más sobre la participación de animales en publi, te recomendamos echarle un vistazo a Adnimalsfree, de Faada. En su web denuncian spots como estos ‘’por el daño, tanto físico como psicológico, que pueden haber causado a los animales salvajes utilizados en su producción’’:

Lo que está claro es que los animales nos emocionan. Por eso, también queremos felicitar a los que se lo curran para contarnos historias a través de ellos sin que sufran por el camino… aquí tienes algunos ejemplos que en AdnimalsFree son aplaudidos y que utilizan animales en 3D, imágenes de archivo documental o animatronics. Porque ”gracias a las nuevas tecnologías, hoy día existen muchas alternativas eficaces, creativas y éticas’’:

SHARE THIS POST