Facebook le da «Me Gusta» al Branded Content

Le ha costado a la red social de Mark Zuckerberg dar el paso, pero finalmente Faceboo le da «Me Gusta» al Branded Content. ¿En qué consiste esta bienvenida? En que básicamente han abierto la mano a la posibilidad de que community managers e influencers (ponednos en la lista) puedan postear contenido de marca sin sufrir penalizaciones si realizaban estas acciones fuera de una campaña de Facebook Ads o posts patrocinados.

«Ah, ¿pero se nos penalizaba por esto?». No de manera «oficial», por decirlo de algún modo, aunque en los términos y condiciones hubiera una ambigua clausula al respecto:

Publicidad en páginas: los avisos de terceras partes en las páginas están prohibidas, sin nuestra previa autorización.

¿Cómo penalizaban entonces? Reduciendo el alcance de nuestras publicaciones, para que nuestras actualizaciones solo llegaran a una cantidad muy limitada de nuestros seguidores (alrededor del 20% del total) y estas pasaran inadvertidas para la mayor parte de nuestra comunidad.

Seamos serios, The Social Network de Fincher mola más que el Facebook real…

Pero eso cambió el pasado viernes 8 de abril, tal y cómo recogió en toda una declaración de intereses el propio Facebook en una sección especial dedicada al Branded Content dentro de Facebook Media:

El branded content fue una de las primeras formas del marketing de TV, cuando los culebrones fueron creados y auspiciados por marcas en los años 30. De ahí se evolucionó al product placement seguido de los anuncios a través de la TV y la radio, y ahora incluye contenidos editoriales digitales que destacan el producto o servicio de un técnico de marketing (…). En Facebook definimos al branded content como cualquier contenido –incluyendo textos, fotos, videos, Instant Articles, link, vídeos 360 y vídeos en directo- que específicamente mencione o destaque un producto, marca o sponsor de terceras partes, posteado por compañías de medios, celebridades u otros influencers. Hoy estamos actualizando nuestra política de branded content para permitir que páginas verificadas compartan el branded content en Facebook.

Con esta cambio de política se acaban esas penalizaciones. Ganamos los social media y community managers y las marcas. Pero… ¿Qué gana Facebook? ¿Considera que su plataforma publicitaria es lo suficientemente sólida como para poder convivir con estos contenidos? ¿Evita «poner puertas al cielo»?