Madres de película: 10 madres que nos emocionaron en el cine

¿Qué palabras definen mejor a una madre? Protectoras, luchadoras, empoderadas, exigentes, rígidas… Como en la vida real, a lo largo de la historia del cine ha habido muchísimos tipos de madres.

Pero hoy en Neurads vamos a rendir homenaje a aquellas que nos emocionaron por su valentía, su fuerza y, sobre todo, por su amor incondicional. Además, todas comparten un punto en común: saben lo que es sufrir por sacar a sus hijos adelantes. Porque las madres de estas películas son unas sufridoras natas, vengan sus historias de Hollywood o de Madrid.

1. Señora Gump (Sally Field) – Forrest Gump

En ‘Forrest Gump’, la Señora Gump es una madre que tiene que criar sola a su hijo , que sufre una leve discapacidad intelectual, después de que su padre les haya abandonado. Además de brindar ternura y cariño al pequeño y después mayor Forrest, la Señora Gump enseña a su hijo a ignorar los insultos de la gente y hace lo posible para que tenga las mismas oportunidades que el resto.


2. Raimunda (Penélope Cruz) – Volver

Penélope Cruz es la perfecta encarnación de la madre coraje en ‘Volver’. Tiene a su hija después de un terrible acontecimiento en su vida, solo libra en el trabajo los domingos para mantener a su familia y encima cuando llega a casa se encuentra con un panorama tremendo. Pero Raimunda saca las fuerzas de donde no las hay para montar un negocio, enterrar un muerto e incluso reencontrarse con una madre que daba por fallecida.

3. Roz (Barbra Streisand) – Los padres de él

Es verdad, a casi todos nos da apuro escuchar a nuestra madre hablar de sexo, pero cuando es una sexóloga interpretada por Barbra Streisand y te apellidas “Follen”, al menos debes estar acostumbrado. Roz es quizá la madre que muchos hubiesen necesitado para iniciarse en materia, hablar sin prejuicios y recibir buenos consejos.

4. Rocío (Natalia de Molina) – Techo y comida

En las películas, cada madre tiene un drama particular, pero el de Rocío en ‘Techo y comida’ es tremendamente duro: vive con la soga en el cuello por si el banco la desahucia a ella y a su hijo de su casa. Pese a su precaria situación, esta madre soltera al borde de la exclusión social hace lo imposible para que el pequeño sea lo menos consciente de lo que puede llegar a ocurrirles.

5. Erin (Julia Roberts) – Erin Brockovich

Julia Roberts no ganó el Oscar por su recordada actuación en ‘Pretty Woman’, pero sí lo consiguió al año siguiente poniéndose en la piel de Erin Brockovich, una mujer con carácter y decidida que existe en la vida real. Para sacar a sus tres hijos adelante, y sin la formación académica necesaria, esta madre divorciada empezó a trabajar en el despacho de su abogado investigando el caso de contaminación de las aguas subterráneas que estaba afectando a su propia familia. ¡Por sus hijos ma-ta!

6. Donna (Meryl Streep) – Mamma Mia!

Tener una madre que ha cometido más locuras que tú siempre ayuda a la hora de llevarte con ella. A pesar del paso de los años, Donna sigue siendo la ‘dancing queen’ que se reúne con sus amigas de siempre, se anima con su canción favorita y tiene una vieja historia sentimental que solucionar. Vamos, la madre eternamente joven que le roba el protagonismo a su hija en su propia boda y acaba casándose con el amor de su vida en una isla griega. ¿La madre que todos queremos ser?

7. Christine (Angelina Jolie) – El intercambio

Imagina que eres madre de un niño de 9 años en 1928, un día desaparece y semanas después la policía te lo entrega… pero sin que sea tu hijo. Es verdad, nuestros padres nos habrían cambiado por otro durante alguna pataleta insoportable, pero a Angelina Jolie casi le da un soponcio cuando le intercambian a su hijo por otro en esta película que le valió una nominación al Óscar.

8. Joy (Brie Larson) – La habitación

Permanecer secuestrada junto a tu hijo durante años en un habitáculo de apenas unos metros te da para pensar el plan perfecto para escapar. Pero, además, en ‘La habitación’ Joy (Brie Larson) inventa una realidad paralela para que el pequeño Jack tenga una bonita infancia. El vínculo que se crea entre madre e hijo es tal que sin su mutua ayuda no podrán volver a vivir en libertad.


9. Manuela (Cecilia Roth) – Todo sobre mi madre

Uno de los llantos más recordados del cine es el de Cecilia Roth en ‘Todo sobre mi madre’. Manuela, su personaje, tiene que afrontar la repentina muerte de su hijo tras ser atropellado mientras acudía a por un autógrafo de Huma Rojo, su actriz favorita. La tarea de Manuela es doble: superar el dolor y comunicar la pérdida al padre del joven, al que busca viajando a Barcelona.

10. Madre de Bambi – Bambi

Este es el caso contrario: el hijo que pierde a su madre, el trauma infantil de varias generaciones que se dieron de bruces contra la cruda y cruel realidad. Quizá por ello la muerte de la madre de ‘Bambi’ sea una de las escenas más tristes de la animación y del universo Disney.